Seleccionar p谩gina

Relato Er贸tico Spanking: El Adoctrinamiento de Rub茅n

Relato Er贸tico Spanking: El Adoctrinamiento de Rub茅n – Azotado hasta el orgasmo

Nota del autor: Rub茅n sab铆a que ten铆a un cuerpo realmente bonito y tambi茅n su ni帽era mayor. Sin embargo, lo que Rub茅n no sab铆a era que esta matrona profesional y de aspecto institucional se deleitaba mucho en dar nalgadas a los traseros masculinos que lo merec铆an, pero con un toque perverso. 驴Te gusta el Spanking?

Fusta de Cuero para Spanking
鉁 Dise帽o encantador.
鉁 Cuero de alta calidad, gran potencia.
鉁 Hace que el entrenamiento sea eficiente.
鉁 Juguetes perfectos para juegos de pareja, entrenamiento de Spanking, fiestas de disfraces.
鉁 Hermoso regalo.

Los Sonidos del Spanking llenan el aire

Rub茅n estir贸 su cuerpo de 175 cent铆metros y se apart贸 de su escritorio. Apret贸 los m煤sculos de los muslos desarrollados y observ贸 la n铆tida definici贸n de sus cu谩driceps llenar las piernas de sus pantalones de algod贸n. Era hora de tomar un descanso de mirar todas esas figuras en la nueva televisi贸n.

A los treinta a帽os, Rub茅n lo hab铆a hecho bien. Comenz贸 en la banca y luego se mud贸 al sector inmobiliario con gran 茅xito. Ahora, 茅l era un asesor de inversiones y gerente de cuentas personales e hizo todo esto desde su oficina en casa. Dise帽贸 un espacio grande y c贸modo sobre el garaje detr谩s de su casa. Aparte de su excelente funcionalidad, la oficina presentaba una gran y hermosa ventana panor谩mica detr谩s de su escritorio que proporcionaba mucha buena luz.

Contempl贸 salir a correr un rato por la tarde, ya que estaba de humor para lucir su cuerpo y un sudar un poco le har铆a sentir bien. Rub茅n estaba en muy buena forma, de hecho, era una aut茅ntica maravilla. En la escuela secundaria y como estudiante de primer a帽o de la universidad, fue gimnasta y luchador, luego se involucr贸 en el culturismo y particip贸 en muchos concursos. Aparte de levantar pesas, sus actividades favoritas eran correr y montar en bicicleta. Bien disciplinado, Rub茅n mantuvo su cuerpo no muy alto pero perfectamente proporcionado en excelente forma. Adem谩s de todo eso, el atractivo euroasi谩tico mantuvo un rostro juvenilmente atractivo hasta los treinta a帽os. Decidido a hacer su carrera larga, Rub茅n hizo clic con el mouse y cerr贸 el programa, cuando algunos sonidos llamaron su atenci贸n. Sus ventanas estaban abiertas y los ruidos que escuch贸 proven铆an de una ventana abierta del segundo piso de la casa de al lado. Rub茅n reconoci贸 esos sonidos. Estaba escuchando una paliza en progreso.

Conoc铆a bien a sus vecinos: ten铆an un ni帽o de unos nueve a帽os y hab铆an contratado a una ni帽era solterona de aspecto bastante apretado. Rub茅n acerc贸 la silla a la ventana y la hizo a un lado. Trat贸 de mirar la escena al otro lado del camino, pero el 谩ngulo no era el correcto, por lo que se centr贸 en los sonidos. Una palmada constante y repetida en cada lado r谩pida y decidida fue acompa帽ada de gemidos intercalados con aullidos y chillidos, nada brutal, pero pareci贸 continuar. Mientras Rub茅n escuchaba los sonidos de las nalgadas, se transport贸 al pasado cuando ten铆a dieciocho a帽os.

Fusta de Cuero para Spanking de FUNLOVE
鉁 La herramienta que extiende la palma proporciona flexibilidad y comodidad. La forma ergon贸mica, con la extensi贸n de la palma, la dureza moderada y la buena elasticidad, se puede aprovechar cuando la cobertura es m谩s amplia, el sonido es fuerte, t铆mido y se puede ajustar f谩cilmente.
鉁 Asa de cuero de primera calidad con correa para la mu帽eca.
Relato Er贸tico Spanking: El adoctrinamiento de Rub茅n

Llega una ni帽era formidable

Los padres de Rub茅n tambi茅n hab铆an contratado a una ni帽era. Les pareci贸 una soluci贸n muy pr谩ctica, ya que ella se encargar铆a de dirigir la casa y vigilar a Rub茅n en su ausencia, lo cual era frecuente. Entonces, a la nueva ni帽era se le dio toda la autoridad para supervisar las operaciones de la casa, as铆 como para controlar y supervisar completamente a Rub茅n: la casa de sus padres, sus reglas, incluso a los dieciocho a帽os.

Rub茅n, de dieciocho a帽os, era el mejor deportista: bronceado, tonificado, musculoso y popular. Al estar en el equipo de lucha de la escuela, Rub茅n se gan贸 algunos apodos de sus amigos, quienes a veces lo llamaban 芦Little Big Man禄 y 芦Quadzilla禄. A Rub茅n le encantaba la atenci贸n. A los dieciocho a帽os se sent铆a mayor de muchas maneras, por lo que la presencia de una ni帽era para 茅l a esa edad era m谩s irritante. Rub茅n decidi贸 que iba a despedir a esta persona, quienquiera que fuera, aunque no la conociera. Result贸 ser una fuerza que no ser铆a f谩cil de rechazar ni olvidar.

Se帽ora Antonia Andrade Iglesias fue una presencia. Med铆a poco m谩s de un metro ochenta con sus zapatos ortop茅dicos de se帽ora mayor con cordones, que ven铆an en tres colores, azul marino, negro y, por supuesto, blanco infantil. Su vestido fue confeccionado en el estilo tradicional de 芦institutriz禄 sobre su gran cuerpo. En realidad, parec铆a bastante dura y en forma buscando a una mujer de sus a帽os dorados. Su cabello canoso estaba recogido en un mo帽o severo y apretado que acentuaba su frente alta y sus cejas arqueadas. No era hermosa, ni siquiera bonita, sino matrona en un sentido institucional, en un sentido muy institucional.

La verdad era que hac铆a que el joven Rub茅n se sintiera inc贸modo. No pudo precisar la raz贸n exacta de esta inquietud, pero hab铆a una corriente subterr谩nea constante. Cuando le habl贸, sus ojos parecieron absorber a todo el ni帽o. Parec铆a estar estudi谩ndolo con un inter茅s que ni sus propios padres nunca demostraron. Rub茅n ten铆a m谩s raz贸n de lo que pod铆a imaginar. Sin embargo, dejando de lado las reacciones viscerales, 驴cu谩nto saben realmente los muchachos de casi diecis茅is a帽os sobre la vida y las motivaciones personales de otras personas?

Fusta de Cuero para Spanking
鉁 Simple y eficaz, ya sea o no entrenado.
鉁 Este es un producto muy popular, y todos los ojos son consistentes. Sin olor, sin alergias, f谩cil de llevar.
鉁 Perfecto para uso femenino o masculino, tambi茅n adecuado para principiantes.
Relato Er贸tico Spanking: El adoctrinamiento de Rub茅n

Su malvado deleite

Lo que s铆 sab铆a Rub茅n era que Antonia Andrade era ni帽era de profesi贸n. Lo que no sab铆a era que sus hijos siempre hab铆an sido chicos, algunos incluso mayores que Rub茅n y no hab铆a ni uno que esta mujer fuerte y 谩gil no pudiera manejar. En segundo lugar, Rub茅n no sab铆a que Antonia ten铆a un secreto. S铆, un peque帽o secreto extra帽o, una pasi贸n profunda y apasionante enterrada justo debajo de la fachada de la ni帽era consumada y profesional. Esta pasi贸n a menudo la impulsaba y motivaba, especialmente cuando la malicia y la maldad levantaban sus horribles cabezas, entonces Antonia se vio obligada a cumplir su deber. Un deber que ella puli贸 y perfeccion贸 a trav茅s de un m茅todo particular con facilidad y habilidad. Ver谩s, 隆a la Se帽ora Antonia Andrade Iglesias le encantaba dar nalgadas! M谩s espec铆ficamente, le encantaba dar nalgadas a los chicos. Independientemente de la edad, todos los hombres eran ni帽os para Antonia, y si los 鈥渘i帽os鈥 pose铆an una constituci贸n excepcionalmente buena y unos traseros notables, 隆ya se los consideraba traviesos, punto! La belleza de sus traseros era su maldad con la que hab铆a que lidiar, y el placer de cumplir con este solemne deber era todo de Antonia.

De acuerdo, hasta ahora querido lector, vea lo que yo, el escritor, estoy preparando. Es una f贸rmula predecible que funciona de esta manera; La edad y la experiencia (pericia) se encuentran con la belleza y la inexperiencia juvenil. Para Antonia, la pregunta no era 芦c贸mo禄 iba a darle las nalgadas para Rub茅n, sino simplemente una cuesti贸n de 芦cu谩ndo禄. Ten铆a motivaci贸n, ah, me refiero al deber, y ciertamente el vigor y la experiencia. La verdad es que Antonia ha estado palpando los traseros masculinos la mayor parte de su vida de formas que pocos pueden imaginar. Rub茅n no ten铆a idea de que esta anciana iba a presentarle las alegr铆as que durante mucho tiempo han encantado a las mentes cl谩sicas. Todo lo que se interpuso entre 茅l y su primera lecci贸n fue el tiempo. Antonia tambi茅n lo sab铆a y decidi贸 esperar hasta que se presentara la oportunidad adecuada y, seg煤n el destino, no le quedaba mucho tiempo.

Potente L谩tigo de Entrenamiento
鉁 El material de cuero de primera calidad, resistente y resistente, se puede utilizar durante mucho tiempo.
鉁 Uso multifuncional, puede ser como l谩tigo con correa, l谩tigo de montar, l谩tigo de juego.
鉁 Disfruta del momento diferente con tus parejas.
Relato Er贸tico Spanking: El adoctrinamiento de Rub茅n

Atrapado sin escapatoria

隆Entonces sucedi贸! 隆Un golpe de pura suerte! Mientras tra铆a ropa limpia a la habitaci贸n del ni帽o, pensando que hab铆a salido con sus amigos, abriendo la puerta y entrando, ella sorprendi贸 a Rub茅n mientras se sentaba en su escritorio vestido solo con una camiseta y calcetines deportivos blancos. Se estaba masturbando. Al principio, Antonia se sorprendi贸. Pero no tan sorprendida como Rub茅n, quien grit贸 de sorpresa, en lugar del orgasmo que estaba a solo un suspiro.

Claramente nervioso, le orden贸 que saliera de su habitaci贸n, haciendo el estallido de mortificaci贸n, que se hizo mayor cuando ella se acerc贸 a 茅l sin dejarse intimidar por sus ladridos. Como el h谩bil jinete de un caballo, Antonia ten铆a el control y amaba cada segundo de esta humillante exposici贸n. El ni帽o se encorv贸, poniendo ambas manos sobre sus genitales tratando de ocultar su verg眉enza. No ten铆a sentido ya que sus manos eran inadecuadas para ocultar la considerable longitud y circunferencia. Parece que Rub茅n estaba bien compensado por lo que le faltaba en altura. Una revista porno que se extendi贸 sobre su libro de texto salud贸 los ojos puros y castos de nuestra altiva institutriz. Ella dej贸 escapar un grito ahogado de indignaci贸n, una fingida indignaci贸n, te lo aseguro, mientras estaba secretamente emocionada por este inesperado regalo de los dioses. R谩pidamente extendi贸 la mano y agarr贸 la revista mientras miraba al chico avergonzado.

芦驴Qu茅 est谩s haciendo con esta inmundicia, joven?禄

Sin esperar su respuesta, enroll贸 la revista, enrollando la foto de una mujer joven que estaba arrodillada ante un hombre musculoso, tratando con gran esfuerzo de tragarse su amplia erecci贸n. Esto secretamente le hizo cosquillas a la Sra. Antonia y sus pelos de punta de 芦deber禄 comenzaron a aumentar.

芦Ya veo, 隆te has estado dando el gusto, usando esta inmundicia! 驴Tu padre sabe que tienes esta inmundicia bajo su techo? 驴Aprueba esto, y qu茅 dir铆a en cuanto a su auto-abuso? 隆Cont茅stame, joven!

Toc贸 la revista mientras hablaba. No estaba levantando la voz, hablaba en un tono seguro, firme y autoritario mientras golpeaba la revista en la palma de su otra mano. Rub茅n not贸 por primera vez lo largos que eran sus manos y dedos, incluidas sus u帽as bien recortadas, cortas y sin pintar. Sus manos parec铆an casi masculinas.

芦隆No tienes ning煤n derecho a entrar aqu铆! 隆No puedes, no es asunto tuyo !, 隆l谩rgate de mi habitaci贸n! 隆Ahora!禄

隆Eso deber铆a demostrarle! Rub茅n levant贸 la voz, pero fue una falsa valent铆a. Nunca estuvo seguro de esta mujer, ni tampoco quer铆a ponerla a prueba. Para empeorar las cosas, ella se elev贸 sobre 茅l y con 茅l sentado, se elev贸 a煤n m谩s. Ella le dio lo que parec铆a una sonrisa loca. Goteaba arrogancia.

鈥溌ije que salgas de mi habitaci贸n! 隆No es asunto tuyo! 禄 Repiti贸, pero a煤n no pod铆a mirarla a los ojos. Rub茅n de repente empuj贸 su silla queriendo escapar de su mirada penetrante. Ten铆a la intenci贸n de hacer una escapada a su ba帽o y evitar toda esta prueba y ponerle fin. Pero ella conoc铆a su plan.

芦Movimiento incorrecto, joven禄, dijo con una sonrisa. 芦Qu茅 movimiento tan equivocado禄, reforz贸 Antonia con firmeza, casi con alegr铆a, agarrando su oreja con sus fuertes dedos, como un tornillo de banco. El ni帽o estaba atascado, medio de pie lejos de su escritorio, parcialmente desequilibrado, ahora iba a ser redirigido, dolorosamente. El fuego en su o铆do lo paralizaba.

鈥溌OOW! 隆OYE! 隆VAMOS … AH QUE FOLLA DUELE! 芦

Uh oh, ahora us贸 la palabra 芦F禄. La vieja Antonia estaba llena de mariposas por dentro. El deber llamaba, demonios, cantaba. 隆Exigi贸 que se ejerciera y administrara justicia! Ah deber, dulce deber. De hecho, estaba llamando, y oh, las cosas que a menudo requer铆a que ella hiciera.

KIT de Bondage Iniciaci贸n y nivel medio
鉁 Hecho de material de primera calidad, respetuoso con la piel, resistente al desgaste, resistente y duradero.
Bloquea completamente la luz del espacio y proporciona un mejor efecto de sombra Grandes regalos y suministros para hombres y mujeres, cosplay, club, festivales, etc. para crear un ambiente rom谩ntico.
鉁 Longitud del batidor: 51 cm
鉁 Longitud de los ojos vendados: 150 cm. Ancho: 7,9 cm

Anclado por expertos

 

Una repentina direcci贸n ascendente y llena de dolor inspir贸 al joven a ponerse de pie. Ahora, estaba a la vista, deslumbrando moment谩neamente a la anciana con la exuberante imagen de la perfecci贸n masculina juvenil. La promesa de un hombre muy masculino se estaba gestando, ya fuera uno bajo, pero bastante musculoso, con un trasero muy redondo y protuberante, con hoyuelos profundos, casi cincelado. La hermosa maldad de ese trasero la apresur贸. Enrojecida y acalorada, la matrona nerviosa redirigi贸 sus energ铆as a la tarea que ten铆a entre manos. Con mayor sentido del deber y determinaci贸n, acompa帽贸 al chico a su habitaci贸n. La casa vac铆a se llen贸 con los gritos del joven Rub茅n que trat贸 de mantenerse firme con su oreja mientras avanzaba r谩pidamente por el pasillo. Ambos entraron r谩pidamente en su dormitorio y sin soltar el l贸bulo de su oreja de su agarre como un tornillo de banco, tom贸 un taburete moderadamente alto y con un movimiento r谩pido y suave se sent贸 en 茅l mientras dirig铆a a Rub茅n mortificado hacia su regazo. 脡l se resisti贸, tratando de quitarle la mano de la oreja. Otro movimiento en falso, un movimiento muy en falso.

Un tir贸n violento y duro en esa oreja torturada hizo que Rub茅n gritara y se tambaleara hacia adelante. Mientras lo hac铆a, sus gruesos calcetines blancos y deportivos resbalaron sobre el piso de madera pulida y perdi贸 el equilibrio. La base fundamental para una palmada sobre la rodilla exitosa y muy prolongada estaba a punto de tomar forma. Anticip谩ndose al chico que se ca铆a, Antonia coloc贸 su pie derecho en el pelda帽o inferior del taburete, elevando ese muslo mientras su otro pie permanec铆a en el suelo bajando el otro mientras al mismo tiempo manten铆a ambos muslos juntos. Su 鈥減lataforma鈥 ahora lista para el pobre Rub茅n, presentaba un pico elevado que pod铆a verse claramente a pesar de estar envuelto por su uniforme y un delantal gris grueso.

Antonia temblaba de alegr铆a anticipando sus pr贸ximos movimientos, cu谩ntas veces hab铆a funcionado este m茅todo con chicos traviesos. Sus movimientos estaban bien practicados como un baile, y ella estaba liderando. Cuando Rub茅n cae hacia adelante, su mano derecha lo agarra por detr谩s, entrando entre sus piernas debajo de su mejilla posterior izquierda. Luego, utilizando el impulso de su ca铆da, ella lo dirige con 茅xito hacia arriba, lo que lo arroja sobre su rodilla. No solo sobre su regazo, sino que 茅l aterriza sobre ese muslo claramente elevado con las caderas fijadas de manera experta en 茅l, su trasero desnudo cabalgando alto sobre 茅l, y su amplio pene, encajado contra la circunferencia del mismo. 隆Brillante! Ahora parece claramente atascado y encaramado, mientras pliegues de material crujiente rozan ese peque帽o punto sensible en la parte inferior de su pene, justo detr谩s de las gl谩ndulas de gran tama帽o. Un lugar que los chicos conocemos muy bien.

Con la direcci贸n experta y la gu铆a de su nuevo mentor, Rub茅n se encuentra 芦de abajo hacia arriba禄, inmovilizado en esta plataforma de azotes dise帽ada, y por un momento est谩 totalmente aturdido. Le toma unos segundos darse cuenta de que su trasero desnudo es ahora el punto m谩s alto de su cuerpo. No solo est谩 bien elevado, sino que tambi茅n sobresale hacia afuera, lo que proporciona una presentaci贸n casi lasciva de las curvas carnosas, inferiores, as铆 como un intrigante y peque帽o 芦pico-a-boo禄 de su perineo y escroto. Sus pies est谩n totalmente fuera del suelo y las yemas de sus dedos simplemente rozan el brillante piso de madera. Ha sido 芦apu帽alado禄 con 茅xito y comienza a moverse como un pez enganchado en un sedal. Qu茅 pena, toda esta actividad y ning煤n lugar adonde ir. Lucha con el aire, colgando y exhibi茅ndose descaradamente.

Una sonrisa arrogante se dibuja en el rostro de Antonia y siente la gratificante r谩faga de la victoria. De hecho, ha ganado, independientemente de los m煤sculos y la capacidad atl茅tica del ni帽o, lo tiene exactamente donde lo quiere y disfruta sabiendo que nunca antes hab铆a tenido esta experiencia. Ella se rio suavemente, mientras su mente repasaba a los muchos j贸venes que se encontraron en esta misma posici贸n. Coloca su mano suave y uniformemente, plana sobre ambas mejillas del trasero desnudo de Rub茅n. Ella acaricia y frota muy tiernamente sintiendo la piel de gallina y siendo recompensada con sus gemidos, gemidos y jadeos. Ella contin煤a con sus suaves caricias viendo c贸mo se le pone la piel de gallina y c贸mo sus orejas se sonrojan. Para empeorar o mejorar las cosas, dependiendo de su punto de vista, Rub茅n vuelve a estar totalmente erecto. As铆 es, una erecci贸n caliente, palpitante, como de acero, encajada entre su propio est贸mago y la cresta de su rodilla. Y se siente bien, muy bien. Sus gemidos adquieren una calidad sin aliento ya que est谩 claramente abrumado por estas extra帽as y nuevas sensaciones. Mientras lo acaricia suavemente, le sermonea sobre sus pecados y le asegura que debe cumplir con su deber. Esta conferencia se pierde en Rub茅n, quien est谩 totalmente en la agon铆a de este extra帽o tratamiento. Lo que Rub茅n no puede ver es que la expresi贸n de la Sra. Antonia acaba de cambiar. La avalancha de la victoria detr谩s de ella, es hora de ponerse manos a la obra. Ahora est谩 en modo de servicio completo. 隆El ligero toque es reemplazado repentinamente por una bofetada firme y cortante!

Mano de disciplina

隆La Se帽ora Antonia Andrade Iglesias comienza a azotar el trasero incre铆ble, carnoso, prominente, desnudo de Rub茅n! Ella golpea con una mano completamente extendida, los dedos cerrados, con una acci贸n fluida y flexible fuera de la mu帽eca. A medida que va acumulando vapor, entrando en cadencia, parece que sus bofetadas est谩n contenidas dentro de un estrecho y corto arco de viaje, que casi parece circular en movimiento. La bofetada parece sin esfuerzo, ya que estas picaduras hacen contacto moment谩neo de manera plana en ambas mejillas vueltas hacia arriba. Con los ojos brillantes y su expresi贸n de 芦cumpliendo con mi deber禄 con los labios apretados, con solo un rastro de una sonrisa, Antonia est谩 al d铆a entregando un sonido y azotes completos con una buena cadencia similar a un trote en茅rgico. Su 芦paleta de carne禄 se posa repetidamente en las mejillas posteriores de Rub茅n, cubriendo ambos mont铆culos a la vez, haciendo un contacto moment谩neo agudo, seguido de otro. Inmediatamente se hace evidente lo decidida y ferviente que es esta paliza mientras ella se sienta erguida, ligeramente inclinada sobre su presa.

Los m煤sculos de la parte inferior de la espalda de Rub茅n se agrupan cuando levanta la parte superior del cuerpo en respuesta mientras apunta con los dedos gordos del pie hacia el suelo, aprieta los m煤sculos de las piernas y los mantiene ligeramente separados cuando el primer calor llega a su trasero. Sus ojos se abren de par en par y revolotean mientras su trasero pica agudamente como si lo hubiera mordido un enjambre de abejas. El p谩nico se instala cuando la sensaci贸n de ardor y escozor amenaza con crecer. Al mismo tiempo, ahora se da cuenta plenamente de lo indefenso que est谩 en esta postura de presentaci贸n al rev茅s y recepci贸n sumisa, al igual que Antonia.

芦隆Oh querido! 隆Oh mi palabra! 隆Mira lo que tengo que hacer aqu铆! 禄 Antonia canta con expresi贸n de asombro. 隆Qu茅 chico tan travieso con un trasero tan redondo y travieso! 芦

El trasero de Rub茅n realmente estaba siendo azotado. Una paliza sensata y con marcado entusiasmo. Su cadencia era asombrosamente consistente y entregada con tal precisi贸n en ambas curvas sensibles una y otra vez haciendo que sus mejillas densamente musculosas, grandes y carnosas temblaran, bailaran y ardieran.

芦隆AY!禄 隆OWWW !, 隆OH, PICA !, 隆PARE! 隆PARA! 隆OWWWWWW! 隆OH! 隆OH! 隆Nooooo, PARA, PARA! OW JODER鈥 OWWWW, NO, OW! 隆ESTO PICA! 隆OH, POR FAVOR! 隆OH! 隆AH! 隆OH! 隆AY! 隆AY! 隆OHHHH! 芦

Una mueca de sonrisa apareci贸 en el rostro de la anciana mientras sermoneaba y azotaba. 芦隆Chico tonto! 隆Por supuesto que duele, los chicos traviesos con traseros traviesos reciben una buena y merecida nalgada! Solo m铆rate. 驴Qu茅 dir铆an tus amigos del equipo de lucha libre si te vieran as铆? 驴Mmm? 隆Bondad! 隆Y pensar que te lo trajiste todo, joven! 芦

鈥溌WWWWWW! 隆OH! OW, se帽orita Iglesias, por favor det茅ngase, no puedo m谩s鈥 隆Ohhhh, OW! 隆AY!禄

Rub茅n es conducido a rega帽adientes, en茅rgicamente arriba y abajo por el carril de nalgadas por la vieja Antonia que estaba realmente a punto de estallar de emoci贸n contenida con 茅xito dentro de la m谩scara fr铆a, casi apasionada del deber. Lo realmente sorprendente fue la apariencia de facilidad y poco esfuerzo de su parte, en contraste con las reacciones m谩s en茅rgicas y fren茅ticas del joven. El pobre Rub茅n est谩 mortificado y avergonzado y quiere que cese la punzada.

鈥溌wwwww! 隆Ohhhh! 隆por favor Stop! 隆Pica! 隆Oh para! 隆Pica OWWW! 禄 鈥淥h, realmente duele 鈥︹ 隆Ouuuuuu! Est谩 empeorando … 驴Por qu茅 no te detienes? Ohhhhhh 芦

Rub茅n est谩 apretando y aflojando su trasero ligeramente movi茅ndolo de lado a lado lo mejor que puede buscando escapar de esta cascada implacable de azotes punzantes. Pate贸 sus piernas mientras sus dedos de los pies intentaban alcanzar un suelo que simplemente no estaba all铆 y sus dedos no pod铆an encontrar apoyo para ayudar en cualquier escape. Lo intrigante fue el levantamiento de su trasero mientras arqueaba la parte baja de la espalda en reacci贸n como si quisiera m谩s, por supuesto, este no era el caso. A pesar de todos estos giros, las bofetadas contin煤an sin cesar. Con la misma cadencia en茅rgica y enloquecedora, sigue salpimentando esos deliciosos, carnosos, bajo las curvas de sus mejillas posteriores. Sus esfuerzos la excitan a煤n m谩s y ella se regodea, reprendi茅ndolo.

鈥溌h, pobre, pobre muchacho! 隆Dios m铆o! 驴C贸mo puede un trasero tan perfecto requerir tanta correcci贸n? 芦

Rub茅n sab铆a que estaba atrapado all铆 y eso era todo. La verdad era que, a pesar de todo su p谩nico, los azotes no se hab铆an vuelto m谩s dolorosos como esperaba. El escozor en el trasero no lo estaba llevando a la humillaci贸n m谩xima de las l谩grimas. En cambio, era el ritmo ininterrumpido lo que lo estaba deshaciendo. Y esto fue exquisitamente conocido por su torturador.

鈥淭isk, Tisk, Tisk, 隆tan hundido en el error! 隆Veo en cada momento lo correcto que es que haga esto! 芦

Mientras dec铆a esto, sus muslos se separaron, ahora los jadeos, que consist铆an en 芦Oh禄 y 芦Ah禄, ten铆an indicios de otras sensaciones en lugar del miedo y el p谩nico al principio. Sus luchas se convirtieron en una flexi贸n de las caderas y un movimiento intermitente de su trasero. Su erecci贸n regres贸 de repente y estaba funcionando a toda velocidad. Al no tener otra opci贸n, Rub茅n mont贸 su erecci贸n que estaba en su rodilla. Su verg眉enza ardi贸 de nuevo con nuevas sensaciones que entraron en juego en este extra帽o drama. El escozor en su trasero ahora se estaba transformando en una sensaci贸n de hormigueo caliente que comenz贸 a viajar desde sus mejillas calientes hasta su recto y luego baj贸 a su perineo y bolas. Era el茅ctrico, y algo parecido a lo que nunca hab铆a sentido antes.

Dolor y placer

Las l铆neas de placer y dolor se hab铆an cruzado y difuminado, ahora estaba emergiendo un cosquilleo sexy y caliente. 驴C贸mo podr铆a ocurrir una sensaci贸n como esta durante una paliza? Sus ojos revolotearon y se qued贸 sin aliento y mientras sus manos se estiraban hacia el suelo, sin pensarlo tambi茅n estaba arqueando ese trasero hacia arriba y afuera tratando de aumentar y proteger esta nueva sensaci贸n de cosquilleo. Rub茅n se estaba quedando totalmente hechizado y no se dio cuenta de que ahora estaba ofreciendo su trasero a la mano azotada. El arco de Rub茅n hacia arriba y hacia afuera, hizo que su trasero se abriera como una hermosa flor. Pobre, inocente, Rub茅n comunic贸 una postura de puro deseo. Esto agrad贸 enormemente a Antonia. Disfrut贸 del mordisco, el aguij贸n y el ardor iniciales de las nalgadas, lo que provoc贸 el p谩nico delicioso que le encantaba ver, pero a煤n m谩s fascinante para ella fue el giro de sensaciones que ocurrir铆an en ese momento. Ella estaba azotando bien al chico, ya que 茅l estaba en la situaci贸n prevista, y, como una perra en celo ofreciendo su trasero, Rub茅n arque贸 su trasero a煤n m谩s y ella felizmente le dio con la intenci贸n de poner al chico en la guerra de las sensaciones. Era hora de intensificar la presi贸n, ella continuar铆a jugando una sensaci贸n contra la otra para el pobre Rub茅n, quien r谩pidamente se estaba volviendo tan acalorado como su trasero.

芦隆Oh Dios, qu茅 trasero tan enfadado y al rojo vivo tenemos, joven!禄 Parec铆a asombrada como si fuera un espectador y no participara en esta actividad. Los gemidos y jadeos de Rub茅n adquirieron una cualidad de lamento, que hablaba de urgencia y necesidad.

芦隆Pobre chico! 隆Pobre hombrecito con el trasero al rojo vivo! Pobre hombrecito con un trasero tan hermoso, malvado, rojo y caliente鈥, declar贸 el trasero al rojo vivo con cada bofetada en sus mejillas calientes, provocando maravillosos y lastimosos gemidos del chico.

La reacci贸n de Rub茅n fue abrir a煤n m谩s las piernas y mantenerlas separadas, abriendo a煤n m谩s su culo. 隆Oh, qu茅 le hizo esto a Antonia! Ella fue tratada con una exhibici贸n masculina de rendici贸n cuando los test铆culos altos y apretados parec铆an montar como fruta madura en su perineo hinchado. Su erecci贸n se sent铆a como acero caliente contra su pierna, incluso pod铆a sentir las crestas de su gran cabeza en forma de casco. Estaba claramente excitado. Comenz贸 a mover un pie hacia arriba y hacia abajo, sincroniz谩ndose con sus bofetadas. No mucho, solo un ligero rebote hacia arriba y hacia abajo, despu茅s de todo, el chico no pod铆a moverse ni ir a ning煤n lado, 隆y tal vez necesitaba un peque帽o est铆mulo para 芦contrarrestar禄 las bofetadas picantes que a煤n le echaban el polvo en el trasero caliente! El muslo debajo de la erecci贸n de Rub茅n comenz贸 a bailar levemente, provocando un delicioso roce. El material roz贸 su polla r铆tmicamente y le hizo cosquillas. Oh si, se siente tan bien.

芦隆Dios m铆o, parece que no puedo mantener la pierna quieta! Oh, debe ser un nervio en mi pierna … 隆Oh, Dios m铆o! Bota-bota-bota, s铆, arriba y abajo, arriba y abajo … Ella se burl贸 de 茅l y funcion贸. 芦Rub-a-dub-dub, hombrecito en la ba帽era …禄

El frotar de este muslo hinchable fue asombroso, Rub茅n lade贸 la cabeza y con las cejas cosidas por la preocupaci贸n, tuvo que expresar su estado actual de cosas.

芦隆OH! 隆OH! 隆AH! 隆Ohhahhhh! Arg! 隆Ughhh! 隆Ohhhh! 隆Ohhhhhh! 隆Ah! 隆Oh! 隆Dios! 隆Oh! 隆Oh!禄

Si bien la masturbaci贸n puede tomar muchas formas, 驴con qu茅 frecuencia se combina con azotes? 驴Rub茅n estaba siendo castigado por masturbarse? 驴O estaba masturbando a Rub茅n? En este punto, le result贸 dif铆cil saberlo. De cualquier manera, iba a tener que montar este caballo hasta completarlo y estaba claro que, dado que Antonia no retroced铆a en la parte de las nalgadas, estaba creando deliberadamente este enigma.

芦Ahhhooooooooh, Dios … Ohhhhhhhmmmmmm, oh, oh, oh … ah Ohhhhhhpor qu茅eee eres tan rudaaaaaa conmigoooooo?禄

Sobre el acantilado

Antonia sab铆a que Rub茅n tendr铆a un orgasmo y un orgasmo muy fuerte. De hecho, ella lo plane贸 de esta manera, dise帽ando cada paso de esta larga experiencia y se deleit贸 con sus reacciones a este lento viaje tan loco. Despu茅s de todo, era obra del chico, Antonia solo estaba cumpliendo con su deber y proporcionando la correcci贸n que tanto necesitaba. No importa que su agudo sentido del deber hubiera creado una circunstancia en la que un joven ya s煤per cachondo estaba disminuyendo la velocidad y se acercaba al orgasmo como una gran piedra que se rueda cuesta abajo.

芦隆Oh querido! 隆Oh mi Ni帽o malo! 隆Solo m铆rate! 隆Bondad! 隆Solo m铆rate!禄 La vieja Antonia no qued贸 ajena a su propia acci贸n mientras su pecho se agitaba con su propia y profunda excitaci贸n mientras oleadas de placer la llenaban. Al mismo tiempo, la cabeza de Rub茅n estaba erguida, su cuerpo arqueado con una postura familiar de expectativa. Ella continu贸 con las bofetadas, ahora claramente azotando al ni帽o como est铆mulo, inst谩ndolo y persuadi茅ndolo ahora que llegaba al ojo de la tormenta. Pod铆a ver su cabeza ligeramente girada hacia un lado, y estaba aspirando aire, jadeando: el chico estaba llegando al acantilado. 芦隆OH! 隆OH! 隆OH! 隆OH!禄 sonando m谩s como chillidos con un tono vuelto hacia arriba al final. 驴Fue ese un tono esperanzador o de verdadero asombro? Antonia cambi贸 su t谩ctica de azotes y la mano que hab铆a estado golpeando el trasero de Rub茅n ahora descansaba suavemente en la parte superior de su muslo, mientras que la anciana, usando su mano izquierda y cambiando la orientaci贸n de las mejillas a la mitad la divisi贸n, comenz贸 a azotar usando solo la parte superior de su mano y golpeando a煤n m谩s r谩pido, pero m谩s ligero justo sobre su recto. El fren茅tico y r谩pido 芦spanking禄, quiz谩s por encima de su 芦fruncido禄 y justo por encima de su 芦mancha禄, hizo un sonido agradable mientras las piernas de 谩guila extendidas de Rub茅n, encerradas en la pasi贸n y temblando, sus dedos gordos apuntaban al suelo.

鈥溌縀stamos aprendiendo joven? 驴Estamos?

De repente, ech贸 la cabeza hacia arriba, mientras ca铆a por el acantilado … 隆Duro!

芦隆OUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUHHHHHHHHHHHHHOOOOOOMYYYYYYYYYYYYYGOOOOOOOAAAAAAAAAD!禄

El r谩pido golpe continu贸 mientras Antonia observaba c贸mo su ano sufr铆a un espasmo duro, de hecho, todo su perineo se flexionaba con los espasmos mientras los 贸rganos s煤per estimulados y sobrecargados del ni帽o reaccionaban obediente y violentamente. Rub茅n estaba en las garras de un orgasmo que parec铆a no terminar nunca cuando sinti贸 un chorro de semen caliente bajo su vientre.

*****

Rub茅n, de treinta a帽os, busc贸 en la agenda de su m贸vil. Ella estaba en casa, y tambi茅n su hermano, quien estaba de visita. Rub茅n visitar铆a a la se帽ora Antonia de nuevo, despu茅s de todo, dos manos eran mejor que una.

 

Es posible que te interese echarle una ojeada a estos art铆culos

 

 

Los Juguetes Sexuales de Placentur

Como hemos mencionado repetidas veces, s贸lo trabajamos con los mejores fabricantes y proveedores. De esta manera nos garantizamos una tranquilidad en todos nuestros juguetes er贸ticos. Quiz谩s a primera vista algunos productos de nuestra tienda te puedan parecer un poco caros, pero preg煤ntate una cosa, 驴Cu谩nto tiempo te va a durar un art铆culo de calidad a comparaci贸n con uno barato y malo? Y lo m谩s importante, 驴cu谩ntas veces lo vas a utilizar?

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad y 隆esperamos tu comentario!

Relato Er贸tico BDSM: Primos 5陋 Parte

Relato Er贸tico BDSM: Primos 5陋 Parte

Relato Er贸tico BDSM: Primos 5陋 Parte聽Relato Er贸tico BDSM: Primos 5陋 Parte Nota del autor: Historia que mezcla el BDSM y el amor filial entre dos primos muy calientes. Si no has le铆do la primera parte, aqu铆 la tienes: Relato Er贸tico BDSM: Primos 1陋 Parte, la segunda...

Resumen
Relato Er贸tico Spanking: El adoctrinamiento de Rub茅n
Nombre del art铆culo
Relato Er贸tico Spanking: El adoctrinamiento de Rub茅n
Descripci贸n
Relato Er贸tico Spanking: El adoctrinamiento de Rub茅n 馃 Una sensaci贸n de hormigueo comenz贸 a viajar desde sus mejillas calientes hasta su culo
Autor
Publisher Name
Placentur